26.12.06

Viajes con pelusa: VIENA (II)

Museo de Belvedere

Es una ciudad increíble. Desde luego, a mí me encanta. Supongo que para los humanos será algo distinto, porque yo voy metido en el bolsillo del turista humano en cuestión, y ni me canso a andar, ni me dejo el presupuesto en transportes… Bueno, a lo nuestro.


Como todos los viajes, éste empezó demasiado temprano, pero eso son gajes del oficio y de las compañías baratas de vuelo. Después de unas horas, empecé a oír hablar en inglés desde dentro del bolso amarillo, y cuando conseguí asomarme al exterior, me encontré con la Navidad de bruces: estábamos en uno de los Christkindlmarkt que invaden la ciudad desde mediados de noviembre.


Mis dos “transportes” estaban con un lugareño tomando un brebaje humeante en medio de una calle plagada de puestos de madera, donde vendían adornos navideños de cristal, juguetes de lata, guantes hechos a mano y cosas por el estilo. Olía a canela, a especias y a licor caliente por todas partes. También olía a castañas asadas y a las cosas ricas de comer que vendían en algunos puestos.

Luego vino otra lugareña, hablando un español muy gracioso, que se alegró mucho de vernos ^_^ Me enteré, en el transcurso de la noche, de que éramos sus invitados; también me enteré de a qué habíamos ido realmente: era un viaje de turismo gastronómico.

El tema es que nuestros anfitriones habían estado unos meses en Madrid, y habían quedado tan enamorados de la comida (una cosa tan tonta como las tapas, y lo que les llama la atención, hay que ver) que querían que nosotros disfrutáramos igual en Austria. Menos mal que yo me puedo esconder fácilmente, porque yo no sé dónde tienen los límites estos chicos... eso sí, todo tenía una pinta increíble: wienerschnitzel (filete de ternera empanado... tipiquísimo de allí, quién lo iba a decir), apfelstrudel (una especie de tarta de manzana con pasas y canela) y, por supuesto, käsespätzle, lo de la foto, una pasta especial con (mucho) queso. Delicioso todo.

Esto es el käsespätle. Qué bueno...
Mmmmmm... se me cae la babilla de acordarme...

A la hora de viajar a un sitio así, una de las cosas que más preocupan al viajero en cuestión es el tema del idioma. Nuestro misterioso acompañante (que prefiere mantener la privacidad por aquello del famoseo discreto) lo pasó fatal los días previos al viaje porque, en palabras textuales, "voy a ser como Paco Martínez Soria; ¿has visto Vente a Alemania, Pepe? Pues yo igual. Verás". Pero como lo que cuenta realmente (como todos sabéis) son las situaciones límite, las palabras en inglés salieron de donde quiera que estuviesen escondidas en el momento que le tocó utilizarlas. Así que la moraleja de esto es que no importa que hables inglés como Paco Martínez Soria si vas a casa de una ex-Erasmus en Madrid... esto... que hay que confiar un poquito en las posibilidades de uno ^^

Y entre desayunos extra-grandes y tazas de punsch... de repente nos encontramos en un callejón oscuro y tenebroso. Parece que estas cosas atraen a los humanos, porque estaba lleno de padres con sus hijos. Y de repente, aparecieron.

Un peligro, desde luego...

Un gran grupo de hombres-cabra empezaron a bailar en círculo alrededor de una carretilla de madera, y por todas partes sonaban, terroríficos, sus cencerros. Me había estado informando sobre ellos, pero creo que realmente no estaba preparado para tenerlos TAN cerca. Ni Saricchiella tampoco. De nada sirvieron los fotógrafos que pululaban alrededor de ellos y les pedían poses, ni la (horrible) música navideña que no paraba de sonar de altavoces invisibles: cada vez que se nos acercaban, nos moríamos de miedo. Y nuestro misterioso acompañante no hacía más que señalarnos para que los bichos vinieran hacia nosotros ¬¬

Menos mal que luego, para olvidarnos del mal rato, nos invitaron (los lugareños, no estos bichos) a una fiesta de otra Erasmus. Después de un par de vodkas con zumo de naranja (y de un par de latas de medio litro de cerveza, al estilo austriaco) (no, yo no bebo; soy una pelusa, sólo absorbo, y en fiestas de guardar), bueno, como decía, después de unos pelotazos y de, destrozados, comer salchicha a las tres de la mañana (es un pobre sustituto de los churros después del parrandeo), pudimos despedirnos adecuadamente de una ciudad increíble:



PROUST!!! :D


7 comentarios :

  1. Anónimo dijo...

    Una persona que fue a Austria y no visitó el Palacio de Sisí (o por lo menos no lo cuenta).

    Aún queda esperanza en el mundo.

    Saludos. Y feliz navidad.

  2. Mr Bristow dijo...

    En navidad se puede sentir envidia?

    Un saludo guapa

  3. ATUAIRE dijo...

    Hola,

    Paseando por aquí de manera virtual le comento lo que acontece. ¿Y qué es lo que acontece? me preguntará Usted.

    Pues, que me he quedado patedefuá al ver que se acaba el año, y no puede hacer otra cosa más que FELICITARLE. Buena entrada en el 2007.

    Saludos señorita.

    ¡Hasta la vista!

  4. freddyvoorhees dijo...

    Vaya sacrilegio mezclar el pastel de manzana (hmmmm, ricoooo!) con pasas (AGH!)...

    Feliz fin de añou!

  5. saricchiella dijo...

    Chuku says:

    Roski: A mandar, Roski ^^ La verdad es que ni sé si lo vimos... creo que eso significa que no :/ Lo que sí vimos fue esta maravilla en vivo y en directo. Precioso.

    Saludos, y felices fiestas para ti también!


    Mr. Bristow: dice Saricchiella que sí, que se puede, y que está más que orgullosa de que el viaje sea la causa ^^ (qué tía mala... ¬¬)


    Atuaire: Saricchiella says: muchas gracias, Atuaire!! Por la felicitación y por haberse convertido en uno de mis lectores fijos (qué ilusión, tengo lectores fijos!! :D y sin coaccionarles!! ^_^).

    Feliz año a usted también, que no se le indigeste ningún langostino ^^



    Freddy: Desde luego, pero qué le vamos a hacer... también desayunan una especie de jamón ahumado, dos tipos de queso distintos y tomatitos-cereza de ésos tan graciosos... y eso sólo es la parte salada del desayuno. Por no hacer el feo dejando comida en el plato, mis amigos lo pasaban fatal por las mañanas...


    Feliz 2007 a todos, que haya el menos reggaetón posible en vuestra nochevieja y que tengáis un año estupendo! ^_^

  6. Ligeia dijo...

    Bueno...básicamente quiero felicitar a Mr.Chuku por su estupenda crónica y a los demás vajeros por los estómagos de acero que deben tener para poder desayunarse eso cada mañana (de verdad...yo no puedo ni con un vaso de leche, así que menos con ese revoltillo)

    Muaskis!!

    Pd: estoy segura de que a todos los lectores nos encantaría ver algunos documentos gráficos de las caras de horror de la webmisstressss y acompañantes mientras se acercaban los hombres-cabra.
    Que conste que hablo de un deseo general...ejem...

  7. saricchiella dijo...

    Chuku says: Gracias, muchas gracias!! :D De verdad, qué éxito. Espero hacer pronto la siguiente! :D

    Los estómagos dejaron de ser de acero el segundo día, por lo que he podido averiguar... y es que a las 10 de la mañana no se puede tomar una tostada con jamón ahumado y queso de agujeros con una mano, y con la otra estar con un tazón de muesli con yogur. No se puede.

    Respecto al documento gráfico, ya que al misterioso acompañante le gustaron tanto los hombres-cabra, la webmissstresss y yo aprovechamos para evitar cualquier foto de nuestras caras (bueno, a mí no se me veía, porque ya me encargué de esconderme entre un par de rizos, pero el pánico flotaba en el ambiente). De todas formas, igual hubo alta traición y encontramos alguna :)

    Besitos pelusones!! :D