16.5.08

Viernes...


Neuschwanstein Schloss - Castillo del Nuevo Cisne de Piedra.
Si es que hasta el nombre es bonito.

Me gustaría disculparme con mis visitadores habituales, que habitualmente vienen y se encuentran sin nada nuevo bajo el sol (o las nubes de lluvia, que será más probable). Pero luego pienso que igual están también saturadísimos de todo, y tampoco tienen mucho tiempo para darse cuenta de que no escribo... así que nada. Visitadores, os quedáis sin disculpas.

A cambio, y a la espera de tener algo más de holgura para seguir con el Especial de Roald Dahl, os dejo una recomendación y un par de cuentecitos. La recomendación es la nueva entrada del Ciclo de Lecturas - Granada Ed., de la mano de Estrella, porque os espera un personaje único en su especie: ¡el Gran Gigante Bonachón!

Y ahora la segunda parte, los cuentecitos. Escritos para un concurso, el tema propuesto era el viernes. Tal cual. Y bueno, en ese momento estaba empezando con Fábulas, y...

¿Cuál os gusta más?

Cazando al cazador

Aparco entre las sombras, y sonrío. Hoy no podrá escapar. Un rayo de luna se cuela entre los árboles, arrancando un brillo de mi botellita de perfume, dentro del bolso abierto. Casi se me olvida (dos gotas, sólo dos gotas). Una última mirada al espejo y salgo del coche.

Atravieso las verjas señoriales, caminando despacio. Él, apoyado a la entrada del castillo, ya sabe que estoy aquí. Sin mirarme, sonríe tras su barba de dos días al escuchar mis zapatos de cristal acercarse. Un fin de semana de fiesta en el castillo de Blancanieves. Y esta noche yo me quedo con el Lobo Feroz.

---

Una semana de 100 años

Vuelvo a pincharme con la rueca, y a caer en un sueño profundo y aburrido. Hay colores, días de sol, risas… pero todo parece cubierto por una fina capa gris de indiferencia. Una parte de mi cerebro ve los días irreales escaparse; la otra, embotada, no hace nada para evitarlo. Asisto pasiva y extraña al paso del tiempo, de mi tiempo, esperando.

De pronto, algo cambia. Entra en el vacío difuso que hay dentro de mí y se derrama despacio, cálido. Al fin despierto. Y los ojos inmensos de mi príncipe azul me sonríen mientras, un viernes más, atardece.


pd.- casi, casi se me olvida :P ¡Feliz cumpleaños, Juanma!

4 comentarios :

  1. Higronauta dijo...

    ¿Y a los que sí hemos notado su ausencia?

    Y aunque difícil, me gusta más La semana de 100 años, muco más deliciosamente irreal, como los días que enarra.

  2. saricchiella dijo...

    Ande, maese, seguro que eso se lo dice a todas :P

    A mí me gustan los dos, pero he tenido disparidad de opiniones entre mis amigos y, lo que más me sorprende, es que las opiniones eran bastante radicales: o les gustaba uno u otro, pero no había ninguna duda.

    Quizá esa irrealidad que señala sea lo que más me gusta de ese cuento, ahora que lo menciona. Qué cosas... seguro que si lo intento conseguir a propósito no me sale.

    Saludos!

  3. russianblue dijo...

    El premio "Blogger Sapiens Award" ha sido otorgado a tu blog.

    Enhorabuena

    http://buffelibre.blogspot.com/2008/05/premio-blogger-sapiens-award.html

  4. saricchiella dijo...

    Rusoazul, ya te comenté, pero te lo digo de nuevo: muchas gracias :) Aunque, sinceramente, no me lo he ganado.

    A ver si acaba esta época convulsa, que tengo ganas de volver...

    Saludos!