8.10.06

Lápidas en forma de corazón



¡Hola otra vez!

¿Cómo estás? La última vez, no sé si te acuerdas, te conté que había encontrado libros muy especiales en la mudanza. De todos los proyectos que tengo pensados llevar a cabo en esta nueva casa (que cada vez me es más familiar... ¡espero que estés a gusto en ella!), uno de los más importantes es este Ciclo que compartimos de vez en cuando :)

El que te presento hoy es uno de mis libros más antiguos. Está en mi cuarto desde que tengo memoria y, cuando ya crecí, fue uno de los intentos (vanos) de mis padres por acercar a mis hermanas pequeñas a la lectura (como atestigua el nombre de mi hermana escrito por mi madre en la primera página). Me contaron que leer el original (en alemán), a pesar de ser un libro para niños, era un infierno; eso y la película que hicieron con el mismo nombre le convirtieron en un título odiado por muchos.

Pero a mí me sigue gustando. Además, hubo un tiempo en que deseé que me dejaran sola los sábados por la noche... sólo para comer queso y beber zumo de manzana mientras veía una película en la tele, tapada hasta las orejas con una manta. Aún es una tarea pendiente; nunca hay zumo de manzana en casa.

¿Tienes miedo a los vampiros?



[...] La habitación estaba bastante lóbrega y sombría. King Kong, en el póster de la pared, hacía una mueca horrenda que iba bien con el estado de ánimo de Anton: se sentía salvaje y abandonado como el único superviviente de una catástrofe marítima, náufrago en una isla del sur habitada por caníbales. Y la cama era su madriguera, suave y cálida, y si quería podía esconderse en ella y no dejarse ver. Había un montón de víveres delante de la netrada de la cueva; sólo faltaba el agua de fuego. Anton pensó, anhelante, en la botella de zumo de manzana que había en la nevera, ¡pero hasta allí había un largo camino a través del oscuro pasillo! ¿Debería regresar nadando al barco, pasando al lado de los tiburones sedientos de sangre que sólo esperaban sus víctimas? ¡¡Brrr!! Pero ¿no morían los náufragos mucho más por la sed que por el hambre?

Por tanto, se puso en camino. ¡Odiaba el pasillo, con la lámpara eternamente rota que nadie reparaba! ¡Odiaba los abrigos que se balanceaban en el ropero y que parecían ahogados! Y ahora le daba miedo incluso la liebre disecada del cuarto de trabajo de su madre, a pesar de que otras veces a él le gustara tanto asustar con ella a otros niños.

Finalmente había llegado a la cocina. Sacó de la nevera la botella de zumo de manzana y cortó una gruesa rebanada de queso. Haciendo esto escuchaba para ver si había comenzado la película policiaca. Oyó una voz de mujer. Probablemente la locutora que anunciaba el comienzo de la película. Anton se sujetó la botella bajo el brazo y echó a correr.


[...]


[A las tres de la tarde de un domingo]
Anton había abandonado ya la parte del cementerio en la que los caminos estaban rastrillados y los setos cuidadosamente podados. Allí, detrás de la capilla, la hierba crecía casi hasta la altura de la rodilla y tenía que abrirse camino a través de malas hierbas y arbustos. Pero a lo lejos veía el muro del cementerio. En algún lugar de los alrededores tenía que estar el abeto... ¡y la entrada a la cripta! [...]

Casi tropezó con una lápida en la hierba. Era una curiosa piedra: ¡tenía la forma de un corazón! Y con escritura florida y apenas legible ya ponía: "Ludwig von Schlotterstein, 1803-1850". Anton se sorprendió, pues si las fechas estaban bien, ¡el padre de Rüdiger llevaba más de cien años muerto! [...]. Todas las lápidas tenían forma de corazón. Realmente era demasiado extraño, y cualquiera se quedaría perplejo. ¿Y qué es lo que podría significar un corazón? En primer lugar, amor -Anton se rió para sí- y en segundo lugar, ¡¡¡sangre!!! ¿Quién no sabía que el corazón bombeaba la sangre por el cuerpo?

Cuando Anton comparó las cifras de los años se dio cuenta de que los vampiros habían muerto en una secuencia determinada; precisamente, siempre con un intervalo de un año: primero Sabine, luego Wilhelm, Hildegard, Ludwig, Dorothee y Theodor. ¿Significaba eso que siempre, uno al otro...? ¿Y los niños? ¿Quién les había...? Y, además, ¿dónde estaban sus lápidas?

Pero por mucho que Anton buscó, sólo encontró simples losas grises que, con seguridad, no guardaban ninguna tumba de vampiro. Quizá el pequeño vampiro y sus hermanos no tenían lápida. Presumiblemente murieron siendo los últimos de los Schlotterstein y no tuvieron a nadie que les procurara un entierro de vampiros en condiciones.

"El pequeño vampiro", Angela Sommer-Bodenburg

10 comentarios :

  1. ligeia007 dijo...

    Ainnnns, que recuerdos. De pequeña adoraba a Rüdiger y cia. Creo que me lei todos los títulos del pequeño vampiro que había en la biblioteca, que la verdad, eran bastantes. ¡Y debería volver a hacerlo!
    Me ha encantado volver a releer unas cuantas lineas. Además acabo de tener uno de mis megaflashbacks y juraría que hasta me ha llegado el olor de las pinturas Alpino, los rotus carioca y la plastilina ^_^
    A ver si recuperas más joyitas de nuestra infancia, que necesito otro flashback para ver si recuerdo donde leches guardé, hace ya eones, unos muñecos que llevo buscando desde entonces...(aparte de por el valor literario que indudablemente tiene ;) ). Es necesario porque..."chochonadepeloazulenbuenestado"...ESTÁ AHI!! Comprenderás la urgencia de mi petición.
    Montones de besotes cogoteros y...te debo un mail! (es que ultimamente no conecto el pc pa na')

    Pd: ah! mocoseta de jesmar...¿sabias que desde que me mandaste los besos mocosos me duele una angina? (sí, la izquierda y además fue automatico). Lo juro ante notario!
    Tu antivirus falla ^_^
    Más muassss (y estos sin viruses)

  2. Anónimo dijo...

    ¡Qué iluuuuuuuuuuuuuuu! También qué casualidad; justamente ayer estuve recogiendo la estantería y entre mis libros estaban los del pequeño vampiro. ¡Qué tiempos!

    Doy testimonio firme de que Sole también los ha leído, estábamos todas en el cole traficando con ellos. Recuerdo que Manolín los tenía todos.

    A mí también me ha encantado volver a releer un poquito de "El pequeño vampiro".

    Saludos y nada de besotes cogoteros, sino que besotes en el cogote, ¡qué dan suerte!

    La Señorita Galleta, para los de casa, la birdland (lo he tenido que poner yo porque he olvida mi nombre de usuario y contraseña, caweeeeeeeeeeeeeeeeeen!!!).

  3. saricchiella dijo...

    Hola, chicas!! :D

    Ligeia: Yo no he leído muchos del pequeño vampiro (cuatro o cinco, pero es que son ochentamil), pero me gustaba la idea de ser amiga de un vampiro de verdad y que me contara cosas de su familia. Quería haber puesto el árbol familiar que viene en alguna edición (hijo de Ludwig el Terrible y de Hildegard la Sedienta... menuda tarjetita de presentación que tiene Rüdiger :P), pero no la he encontrado por internet ni en mi casa :(

    Seguiré con el Ciclo, claro, y entiendo perfectamente la gravedad del asunto. Es mucha responsabilidad. Vuelvo a irme de puente, esta vez con mis padres, pero mira a ver si puedes crearte un flashback oliendo tu estuche del cole o algo... a mí me pasa...

    Siento lo de los besos mocosos :( creo que mi antivirus no está preparado para la cibergripe... lo actualizaré ;)


    Señorita Galleta a.k.a. Birdland: xDDD yo también tuve casualidad: puse esto un domingo y el lunes me encargaron los textos de un juego de vampiros xDD Rüdiger está al acecho ;)

    Me alegro mucho de que os haya gustado recordar un poquito de este libro (y de estos tiempos), no sé por qué no se habla más de él y de otros... es como si estuvieran en todas las casas y todo el mundo los hubiera leído, pero nadie se acuerda... me da un poquito de pena, pero para eso estoy yo!! :D

    Besotes en el cogote ;)

    :**********************!!!

  4. forfy dijo...

    No podía irme a ver monstruos sin pasar antes a comentar por aquí! (todo esta unido!). A ver si encuentro por Sitges cosas tan estimulantes como este Pequeño Vampiro. Que mala es la memoria a veces, recuerdo que me divertí bastante (y me pareció un poco cursi también, yo de pequeño era un tipo DURO!)con "El pequeño vampiro y el gran amor" y debo tenerlo por casa. Pero no recuerdo nada de nada. Por cierto lo de la película es vergonzoso. Yo no quiero ni acercarme a ella, por favor, sale Jonathan Lipnicki el odioso niño de Stuart Little. Que por cierto, me curro un parecidos razonables ya mismito:

    Jonathan = Chicken Little

    Y un pollo que baila Dragostea merece que lo vendan a 5€ con patatas en el asador del barrio. (El ratón ya ha tenido su merecido : carne de hamburguesa. Cuando decían: ahora Stuart Little llega a Burguer King era literal...)

    P.d.: Uhmmmmm tarta de manzana... :P

  5. Estrella dijo...

    Nunca he leído nada del Pequeño Vampiro, pero muchas veces me han habladod de él. Algún día tendré que hacer las presentaciones, pero de momento estoy disfrutando como una enana con El mago de Oz, y más después de haber visto ayer el musical ;) Ya verás, ya...

    Besines!!

  6. saricchiella dijo...

    Forfy: Por supuesto!! Irte a ver monstruos no habría sido lo mismo si no hubieras pasado por aquí antes ;) Por cierto, estamos esperando como agua de mayo tu crítica cinematográfica... que tengo entendido que está al caer... ahem...

    Ni se te ocurra acercarte a la película. Yo la vi en la tele (supongo que por razones parecidas a las que llevaron a Estrella al cine con "Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero") y lamenté muchísimo que hubieran hecho ESO con un título que me ha gustado tanto (porque en común sólo tienen el título... ni basada ni leches ¬¬).

    :*****!!

    pd.- Grandes parecidos razonables!! xDDD


    Estrella: Pequeña!! :D Me alegro de verte por aquí! Tienes que ponerle remedio a eso, ya veremos cómo. Y lo de El mago de Oz... ya veré, ya ;)

    :****************!!!

  7. Roski dijo...

    Pues yo recuerdo haber visto de pequeño una serie de TV del Pequeño Vampiro (no la horrible versión cinematográfica del año 2000).

    Aunque no recuerdo si fue la americano/canadiense de los 80': http://www.imdb.com/title/tt0179585/

    o la alemana de principios de los 90': http://www.imdb.com/title/tt0106048/

    Saludos.

  8. saricchiella dijo...

    Vaya, no tenía ni idea de que hubiera series de TV! Muchas gracias, Roski, y bienvenido :)

    La verdad es que la única serie alemana que recuerdo de aquellos tiempos es Pumuki... y hace bien poco me enteré que no, que es austriaca...
    os acordáis?? :)

  9. Anónimo dijo...

    el pequño vampiro son mis libros favoritos tengo todos los de la coleccion

  10. saricchiella dijo...

    Pues, Anónimo (bienvenido ^^), el otro día vi que los están reeditando en un formato muy muy chulo, con tapas negras y letras rojo sangre y tal ^^ Tenían una pinta estupenda :)

    Identifícate, anda...

    Saludos! :D