4.4.08

Bizarre section

Estimado lector, esto ha desembocado en una situación impensable. Tanto dato sobre el mismo tema ha conseguido algo que ni siquiera mis estudios lograron cuando tuvieron la oportunidad: me he convertido en una completista.


Mi tesooorooooo...

No es del todo por mi culpa. Todo se inició con un par de regalos, de ésos que te encantan, pero cuando los ves, piensas "si no me lo hubieran regalado, en mi vida habría encontrado yo esto". Luego la cosa se complicó, y ya es demasiado tarde para detenerse.


En un principio, Roald Dahl es un escritor de novelas para niños. Hemos visto que también tiene novelas para no tan niños, y que ni siquiera Caperucita se libra de otra vuelta de tuerca.

Pues bien, el día siguiente a mi cumpleaños fui a recoger un libro a Correos, y cuando lo abrí aparecieron estos personajes:


Gremlin Gus y Fifinella. ¿Alguien me los regala? ¿Por favor?

Son los protagonistas de un cuento que Roald Dahl escribió para Disney. Se titula "The Gremlins", y habla de unos bichillos que hacían trastadas en los aviones de la RAF, provocando averías y accidentes aéreos. Ésta fue una leyenda muy famosa entre los pilotos, que decían haber visto pequeños hombres en las alas de sus aviones, haciendo agujeros que luego se veían como los de bala.

La idea era que se convirtiera en un corto, pero luego no cuajó y al final lo sacaron en formato libro. Que tampoco está mal, oye.

Aparte de esta disneísima versión de los Gremlins, también he leído sobre más curiosidades, como la Guía para Niños para la Seguridad en los Trenes, o su libro de historias de fantasmas. Pero hay algo a lo que estaba deseando echarle el guante desde que me enteré de su existencia. Algo que recibí el otro día, y que no he parado de hojear desde entonces.

Ese algo es el Roald Dahl's Revolting Recipes.


Qué decir... La gigantesca tarta de Bruce Bogtrotter, el puré de guisantes de Las Brujas, el gasipum que te da popotraques, las invenciones de Willy Wonka (como el lápiz de caramelo para chupar en clase o el pegamandíbulas para padres charlatanes)...

Hay una receta que destaca sobre todas las demás. Dahl tiene un poema llamado "The Enormous Crocodrile", de un cocodrilo que come niños porque es lo que más le gusta del mundo. Y, como una venganza fantástica...


Click para ver lo que lleva esta maravilla

... lo convirtió en el pastel estrella de los cumpleaños de sus hijos.

En la próxima fiesta voy a arrasar ^^

4 comentarios :

  1. forfy dijo...

    ¡El enormous Crocodrile es genial!

    Tienes que hablar del gasipun, el mejor ejemplo de traducción para niños que he visto jamás.

    :D

  2. saricchiella dijo...

    Buf, ya ves :) y qué me dices de las costillas de Hansel y Gretel?

    Del gasipum hablaré, pero ahora no tengo la documentación a mano. Además, acabo de hacer un trato: yo me leo El Superzorro y un marteño de pro se lee Las Brujas. A ver cómo lo hago...

    :*!!

  3. Sergio dijo...

    Tus (ex) compañeros de laboratorio siempre nos alegraremos de que te regalen mas libros de cocina. Pero ten cuidado, afirmar a los 4 vientos que eres una completista es peligroso. De ahí a vivir arruinada bajo un puente, eso si rodeada de articulos chorras de Roald Dahl, hay un paso.

  4. saricchiella dijo...

    Procuraré tener cuidado con el nivel de completismo, porque si no no voy a acabar nunca este especial... :P

    Estarán encantados, señor "croquetas-de-soja-texturizada", pero no tanto como con su nuevo vegetarianismo xD

    Saludos! ^^